Share This Post

Novela Histórica

Los tres mosqueteros veinte años después

Portada Los tres mosqueteros veinte años después

Veinte años después continúa con las aventuras del grupo de amigos que conocimos en Los tres mosqueteros. El tiempo ha transcurrido y las cosas han cambiado mucho, la situación del país es distinta, hay un nuevo rey-niño y un nuevo ministro que vive bajo la sombra que ha dejado Richelieu. La situación política que nos encontramos ha cambiado mucho, los enemigos que habíamos conocido en el primer libro han cambiado y los personajes han seguido distintos caminos durante esos años. En la novela veremos el reencuentro del grupo y cómo vuelven a estar en medio de las intrigas políticas, tanto de Francia como de Inglaterra.

Aunque tanto este libro como su predecesor son historias conclusivas que se pueden leer de forma independiente, recomiendo empezar con Los tres mosqueteros antes de leer este libro, pues hay muchísimas referencias a la novela anterior que enriquecen la novela y que podemos perdernos si no las reconocemos. El paso del tiempo es uno de los ejes más importantes en torno al que se articula el libro. Dumas establece comparaciones entre el pasado y el presente. No solo vemos cómo la sociedad ha cambiado, también los personajes han madurado y el autor se preocupa de marcar bien las diferencias. Los protagonistas ya no son jóvenes atolondrados, han prosperado y han alcanzado las metas que se habían propuesto en el libro anterior.

Aviso: Spoliers de Los tres mosqueteros.

Athos es quizás el personaje que presenta un cambio mayor, ha superado sus problemas y ha encontrado la felicidad al lado de un hijo. Ya no es el personaje amargado que veíamos en Los tres mosqueteros, su rectitud moral y sus aires de gran señor se exageran y, en algunos momentos, se me ha llegado a hacer un personaje insoportable. Es como si Dumas hubiera visto de pronto el gran personaje que era en el primer libro y aquí lo mima en exceso, al mismo tiempo que le ha quitado la carga dramática, con lo que no ha terminado de convencerme. Porthos es ahora un gran señor, pero el haber logrado su sueño no le ha dado la felicidad completa, es quizás al personaje al que le veo menos evolución. Aramis resulta encantador, se hace hincapié en sus contradicciones, en que ahora siendo clérigo parece más mosquetero que cuando no lo era y me gustó mucho el detalle de que se quitara años. D’Artagnan no ha prosperado más allá de lo que consigue al final del primer libro, y Dumas va a jugar con eso durante toda la novela, para hacernos ver la ingratitud de la reina. Es el personaje al que le he visto mejor evolución, la edad ha apaciguado su impulsividad, pero no le ha cambiado el carácter, sino que lo ha dotado de un cinismo mucho más acusado que en el primer libro.

Los antagonistas también han cambiado, pero la sombra de los anteriores se mantiene sobre los nuevos que aparecen, como si los anteriores fueran mucho más grandes y más dignos de admiración. Richelieu es reemplazado por Mazarino, y a menudo en la novela alaban al ministro anterior. También Milady tiene su reemplazo y no es más que una sombra vaga de ella, que no llega a inquietarnos como lo hace su antecesora. Dumas parece querer decirnos que los tiempos pasados fueron mejores en todos los sentidos. No solo los personajes eran jóvenes, el mundo era mejor, los enemigos eran mucho más temibles.

Un detalle que me ha gustado mucho es que Dumas no olvida a ninguno de los personajes del libro anterior, aunque fueran secundarios y en algún momento son mencionados, o aparecen y sabemos qué ha sido de ellos, se diría que busca expresamente no dejar ningún cabo suelto en el ejercicio de memoria que es este libro.

Hay muchas escenas que suceden de forma paralela. También aquí la acción lleva al grupo protagonista a Inglaterra, aunque en este caso el autor los hace viajar por caminos separados y se ven enfrenados entre ellos. Veremos a lo largo del libro cómo la vida y la política ha separado a los cuatro amigos, pero la amistad continúa existiendo y sigue siendo el gran tema de la novela. A pesar del tiempo transcurrido, a pesar de las circunstancias, a pesar de que pueden luchar en bandos opuestos, la amistad perdura y sobrevive a la desconfianza que los cuatro sienten al ver cómo ha cambiado la situación. Terminan por comprender que el grupo solo funciona cuando están los cuatro juntos, cuando son capaces de sacrificarse por esa amistad porque no son nada sin ella.

En el libro se presenta la monarquía idealizada, tanto en la figura del rey Carlos de Inglaterra como en el Luis XIV, al que vemos de niño y son los que gobierna en su nombre los que se ven criticados. Los gobernantes mienten, engañan incluso a sus aliados, vemos la política como un juego en el que el pueblo es manejado por los gobernantes para conseguir beneficios personajes y luego es olvidado. D`artagnan se presenta como el primer olvidado por la reina, la que no duda en volver a pedirle ayuda cuando lo necesita a pesar de haberlo tenido olvidado durante veinte años. Otros usan al pueblo para hacerse fuertes y pactar después a espaldas de la gente que lo está ayudando. Mazarino es solo un avaro preocupado por acumular riquezas. Dumas no se decanta por ningún tipo de gobierno, todos son malos. El sarcasmo está presenta durante toda la obra y vemos tan perjudicial la clase aristocrática francesa como el gobierno revolucionario de Inglaterra. Al final termina diciendo que la política no es lo importante, sino la amistad. Es lo único que merece la pena, el favor de los gobernantes es mudable, solo se puede contar con los amigos de verdad.

Las aventuras se suceden de forma trepidante durante toda la novela, donde los mosqueteros no siempre salen bien parados. A veces el fracaso planea sobre sus cabezas y tienen que sobrellevarlo. Es el tercer tema que veo en el libro, las distintas formas en las que cada personaje se enfrenta a la adversidad, acorde con el carácter de cada uno de ellos, porque el fracaso define a veces mucho mejor a un personaje que una victoria.

Antes he comentado que es bueno leerse este libro después de Los tres mosqueteros para ver los detalles, pero en realidad hay otro motivo para leerlo después. Disfrutar del reencuentro con los personajes igual que lo disfrutan ellos, porque es volver a ver de nuevo a viejos conocidos y nos hace sentir que nosotros, los lectores, también hemos madurado con ellos, aunque no haga veinte años desde que nos leímos el primer libro.

“Desgraciadamente, ya han pasado los tiempos en que los príncipes nos querían asesinar. ¡Aquellos sí que eran buenos tiempos!”

Título: Veinte años después
EDITORIAL: Edhasa
ISBN: 978-84-35019156
Autor: Alejandro Dumas
Páginas: 1320

Share This Post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Lost Password

Register