Share This Post

Juegos de Rol

Vampiro: La Mascarada

vampirolamascarada

Vampiro la Mascarada es un juego de rol ambientado en el llamado “Mundo de Tinieblas” creado por Mark Rein•Hagen como el primer juego de rol de la compañía “White Wolf Game Studio”. El juego trata sobre la existencia de vampiros en nuestra época, un gótico y decadente similar al nuestro pero mucho más oscuro, sucio y desesperanzador. A partir de él se publicaron toda una serie de juegos que exploraba la idea de poner al jugador en el papel de personajes preternaturales capaces de sortear los estragos del tiempo y las limitaciones humanas para vivir en la sombra, escondidos de la vista de los mortales.

Fue el año 1993 cuando hizo su aparición en sociedad un juego en el que dejábamos de convertirnos en héroes defensores de los inocentes caídos en las garras de los malvados y los monstruos para volvernos uno de ellos. Nos convertimos en una criatura que, hasta ese mismo instante, había sido un antagonista a destruir: un vampiro. “Bestias somos”, decía crípticamente el texto, “para en bestias no convertirnos” e incluso la contraportada aún es recordada y repetida por los seguidores, traducida en la última edición del juego como: “Nadie tiene poder sobre mí. Ni hombre. Ni dios. Ni Antiguo. Ni Príncipe. ¿Qué es una proclamación de edad para los que son inmortales? ¿Qué es una proclamación de poder para los que desafían a la muerte? Convoca tu detestable cacería. Ya veremos a quién arrastro gritando al infierno conmigo.” Y firmaba estas desafiantes líneas Günter Dörn en su obra “Das Ungeheuer Darin”.

El manual de juego, en formato rústico, explicaba las bases más importantes para convertirse en una criatura de las tinieblas sedienta de sangre. Pero eso no era lo único llamativo (que ya me resultaba suficiente). El sistema de juego era muy diferente con respecto a “Dungeons & Dragons” y familia: por encima del azar, que también estaba representado por una “reserva de dados” de diez caras formada por un dado por cada punto que se poseía en una característica, habilidad o disciplina vampírica, predominaba la narración.

La resolución del conflicto venía dada por el número de éxitos obtenidos en la tirada. Un éxito suponía obtener en un dado el mismo número superior que el indicado por el Narrador. Sin embargo, en ocasiones, un solo éxito no era suficiente y se precisaba de un conjunto de ellos. Por otro lado, obtener un 1 (representado en los dados especiales del juego por un Ank egipcio, símbolo de la vida eterna) suponía un fallo catastrófico que anulaba un éxito. Pero, como digo, para los jugadores puristas de “Vampiro: La Mascarada” (cuyo número fue descendiendo con el tiempo transformando el juego en otro tipo de “Dungeons&Dragons”) lo realmente importante era narrar una buena historia de tragedia personal entre todo el grupo.

Sin embargo, con el tiempo, fue la misma editorial White Wolf la que comenzó a traicionarse a sí misma. De los siete clanes originales la vampíricos (Brujah, Gangrel, Malkavian, Nosferatu, Toreador, Tremere, Ventrue y los sin clan Caitiff) se pasó a un número desmesurado de ellos. De las disciplinas clásicas del vampiro (entre las que no podía faltar un remedo del personaje del mago y sus hechizos; los Tremere) pasamos a contar las por docenas de ellas, muchas de las cuales de aparición en suplementos que pasaban desapercibidos salvo para los jugadores más fieles y de mayor poder adquisitivo.

La línea de “Vampiro: La Mascarada” fue aumentando con más criaturas preternaturales, e incluso con humanos Cazadores (los antiguos Exaltados), hasta un maremágnum que desembocó en Gehena. Este intento de provocar un “reboot” del juego, que en tiempos era más conocido como un “reset” no tuvo el éxito esperado. El fin del “Mundo de Tinieblas”, estuvo descaradamente manipulado y, en contra de lo visto hasta ese momento, forzadamente conducido, lo que dejó en los jugadores un agridulce sabor final.

El año 2004 supuso la muerte definitiva del antiguo “Mundo de Tinieblas” en un intento suicida de autocanibalismo y renacimiento de todas sus líneas de juego. Concretamente “Vampiro: La Mascarada” fue sustituido por “Vampiro: El Réquiem”, de gran belleza estética y pésima publicación (al menos en España, dado que se empleó papel pulp). Pero lo peor quedaba por venir: la editorial española “La Factoría de Ideas” dejó de publicar todos juegos de rol de los que tenía licencia y para colmo, en los Estados Unidos, la empresa “White Wolf” pasó a manos de la editorial “Onyx Path”.

Afortunadamente en el año 2011 la antigua White Wolf publican una edición del juego original en su 20º aniversario. En él se reúne el manual básico y una mezcla de una veintena de libros más, lo que conduce a un extenso tomo de más de 500 páginas. En España, la editorial “Nosolorol Ediciones” y la “Biblioteca Oscura” se hicieron con los derechos de publicación y, tras una bien orquestada operación de mecenazgo, se lanza al mercado con gran éxito de crítica y público. Tanto que el siguiente proyecto de envergadura es devolver a la vida a “Hombre Lobo: El Apocalipsis”.

Ficha técnica
Título original: “Vampire: The Masquerade”.
Creador: Autor: Mark Reinen-Hagen
Nº de jugadores: 2 – …
Duración partida: No hay una duración establecida.
Distribuidor: White Wolf / Diseños Orbitales / La Factoría de Ideas / NoSoloRol

Descubre más libros
en tu correo

Suscríbete a nuestra lista de correos y te tendremos al tanto de nuestras novedades

Gracias por suscribirte.

Hummm pasó algo extraño.

Share This Post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Lost Password

Register

Descubre más libros
en tu correo

Suscríbete a nuestra lista de correos y te informaremos de nuestras novedades

Gracias por suscribirte.

Hummm pasó algo extraño.