Share This Post

Literatura Fantástica

El último día de la creación

Portada de El último día de la creación

El último día de la creación se podría definir como una novela de viajes en el tiempo, pero no por motivos románticos, sino por causas económicas.

Nos encontramos en una época futura en la que el panorama mundial está bastante cambiado, siendo los Estados Unidos uno de los países menos desarrollados y los rusos y los jeques del petróleo los mandamases del cotarro. La investigación espacial para mandar naves al exterior sigue en auge y son los rusos quienes llevan la delantera. Y es en una de éstas cuando los investigadores norteamericanos descubren una tecnología que les va a permitir viajar en el tiempo, aunque con un inconveniente: no pueden hacerlo a una fecha determinada, sino que deben hacerlo en un tiempo de dispersión. Por ello, si quieren cumplir una misión deben mandar varias expediciones para que al menos una llegue en el momento adecuado. El objetivo principal no será otro que llegar a los pozos de petróleo antes que nadie para tomar posesión de ellos, y no se les ocurrirá otra cosa que enviar a la gente a tiempos prehistóricos y a un valle del Mar Mediterráneo, que está seco en esa época.

Lo que en un principio era una idea bastante acertada, como es normal, pues si no a lo mejor no había siquiera novela, se complica. Empiezan a aparecer expediciones de otros países que han ido mandando gente a años anteriores, se cruzan con animales bastante de la época, con lo cual surgen una serie de aventuras y desventuras por tomar el control, etc. Puede parecer una idea original y bastante novedosa de la que se puede sacar provecho, pero el autor se pierde en algunos momentos en reflexiones bastante desconcertantes y saca a relucir un par de especies cercanas al homo sapiens que ni por asomo se nos parecen históricamente, con lo cual parece que hemos viajado a otro planeta y conocido otros seres.

Hace también una referencia a la Atlántida, la sitúa en las Bermudas y es un reducto en el que se refugian los hombres que han viajado al pasado y han quedado varados en el tiempo. De esta manera explica tanto los fenómenos extraños que fueron tan populares el siglo pasado en el famoso triángulo, como el origen de la leyenda de la Atlántida. Y hay que reconocer que la explicación es bastante convincente.
En cuanto a los personajes son tantos y tan variados que apenas se sabe de ellos. Dos llevan un poco el peso de la narración, pero tampoco ahonda mucho en ellos, dedicándose en la mayor parte del tiempo a contarnos lo que les sucede. El libro, por otra parte, se podría dividir en dos partes: en la primera va a explicar el conocimiento de la tecnología para viajar en el tiempo y cómo se van a preparar estos personajes para ello, y en la segunda es cuando ya se va a centrar en la acción. En mi opinión, otra de las causas por las que el argumento se queda pobre de contenido es porque el autor da poca cancha a esta segunda parte, cuando -desde mi punto de vista- es la más sabrosa y a la que más partido se le podía haber sacado.

Pero vamos, esto ya es cosa del escritor.

Resumen El último día de la creación

En la zona del Mediterráneo se encuentran con frecuencia objetos que, aunque parecen provenir de un pasado muy lejano, están hechos de materiales que existen hace poco tiempo, o que incluso podrían crearse en el futuro. Estos objetos refuerzan la idea del gobierno estadounidense respecto al éxito que posiblemente lograrán con el más secreto de sus proyectos: enviar personas y materiales cinco millones de años al pasado mediante una máquina del tiempo para, una vez allí, modificar la historia de la Tierra a favor de los Estados Unidos.
Un comando especial formado por técnicos escogidos y militares deberá cumplir con una tarea arriesgada: crear una red de oleoductos para transportar a occidente el petróleo árabe y bombearlo desde allí a la superficie del presente.

Sin embargo, la ambiciosa empresa adquiere un cariz que no hubieran podido imaginar ni en sus sueños más arriesgados…

Conclusión

Un libro que se lee bastante despacio al principio para poder comprender todos los tecnicismos de la primera parte, la parte de la tecnología, hasta que, llegados a la segunda, coge ritmo y engancha, quizá por alejarse de la parte farragosa o por las ganas de adentrarnos en una historia suculenta, que aunque tiene un final correcto, puede desilusionarnos un poco.

La novela fue escrita en el año 1981 pero su argumento es de gran actualidad. En la sociedad de hoy los derechos y libertades del individuo siguen en un segundo plano a favor de un supuesto “bien común”, que no es otra cosa que los intereses de los más poderosos. Bien podría ser ésta una reflexión que nos quede tras haber leído el libro.

También puede quedar como curiosidad para los amantes de la literatura sobre viajes en el tiempo.




Título: El último día de la creación

Editorial: Vía Magna

ISBN: 978-84-92431-34-2

Autor: Wolfgang Jesche

Páginas: 300

Descubre más libros
en tu correo

Suscríbete a nuestra lista de correos y te tendremos al tanto de nuestras novedades

Gracias por suscribirte.

Hummm pasó algo extraño.

Share This Post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Lost Password

Register

Descubre más libros
en tu correo

Suscríbete a nuestra lista de correos y te informaremos de nuestras novedades

Gracias por suscribirte.

Hummm pasó algo extraño.