Share This Post

Destacados / Literatura Fantástica / Novela Negra

Mitología de Nueva York

Portada de Mitología de Nueva York

Sinopsis:

“Solo te pido una oportunidad. Esta es una apuesta a una sola mano. Si la gano yo, si logro convencerte a tiempo, no leerás una página concreta de este libro. Pero déjame jugar todas mis cartas y con mis reglas”.

Así comienza a contarnos su historia Daniel Rogers, un jugador infiltrado por la policía de Nueva York en el mundo de las apuestas ilegales para investigar los macabros asesinatos de Los Hijos del Azar, una sanguinaria organización que se juega la vida de sus víctimas a los naipes. Pero los acontecimientos darán un giro inesperado cuando se cruce en su camino Laura, una pintora sin éxito llegada a Nueva York desde algún lugar de Europa con la necesidad de vivir una aventura en la Gran Manzana que cambie su vida para siempre. Entre ellos nacerá una extraña atracción cuando descubran que sus destinos están unidos por Mitología de Nueva York, una novela de asesinatos que parece estar reproduciéndose en el mundo real. A través de ese misterioso libro y con la ayuda de una serie de personajes fascinantes, comenzará una carrera vertiginosa, de intriga en intriga, para averiguar la identidad de los asesinos. Un peligroso juego donde los límites entre la ficción y la realidad amenazarán con quebrarse para siempre.

Desde hace un par de años sigo atentamente las novelas que salen ganadoras tanto del Ateneo como del Ateneo Joven, desde El Mapa del Tiempo de Félix J. Palma a Amerika de Lorenzo Luengo, por nombrar alguna de ellas. Todas tienen algún elemento novedoso que las distingue dentro de los géneros más genéricos. Así la del señor Palma tiraba a la ciencia ficción y la novela de la que voy a hablar lo hace a la novela negra, dándole un punto de fantasía a la vez que induce al lector a participar en el juego que propone.

Ya desde las primeras líneas empezamos a tener claro que Mitología de Nueva York no va a ser la típica novela de detectives o policíaca al uso. Veremos a lo largo de la misma cómo el personaje protagonista no está muy de acuerdo con lo que cuenta el autor de la historia, ya que como personaje principal de la misma y sabiendo qué va a ocurrirle, le plantea al lector una serie de retos, algunos de los cuales tienen como meta saber si seremos capaces de leer la página 418.

Para ello el libro se puede decir que está dividido en tres posiciones de cámara. Una está escrita en negrita y es la aportación de fragmentos del autor que narra los hechos desde su mirada. La segunda es la historia tal y como la percibe Rogers, el protagonista, y podría decirse que la tercera es una lectora que obsesiona a Rogers. Puede ser que aquí empiece a notarse ese poso de fantasía, porque él la siente e incluso empieza a tener sentimientos hacia ella, cuando es una simple lectora que está leyendo la novela en la que él participa. Traspasar un umbral, vamos.

Conoceremos a varios personajes, que como Daniel, viven en el mundo de los confidentes, a los policías que los utilizan y sobre todo la búsqueda de esos Hijos del Azar que están cometiendo los atroces asesinatos. Recorreremos para ello diversos edificios, barrios y calles de la popular ciudad americana, y no puedo ocultar que en ciertos momentos he llegado a notar esas nubes de humo tan características de las tapas de sus alcantarillas.

Personajes que despiertan ternura, como Elías, un niño judío que cree ser un superhéroe porque no siente dolor, aunque la explicación real es bastante más triste, o Barry, un ascensorista negro, que es el paño de lágrimas de Daniel y con el que podremos hacer un recorrido musical por la Gran Manzana, tanto por la música que él toca como por la que escucha. Todos ellos repitiendo cíclicamente sus acciones cada vez que un lector abre sus páginas y las recorre en su lectura.

Ayuda y mucho el buen hacer de Vanessa, es decir, su forma de escribir es ideal para este tipo de historias, hace que te sumerjas en sus líneas y en los momentos que puede sobrevenirte la indecisión o la perplejidad por lo que estás leyendo, hace que sigas leyendo, que quieras saber quién se esconde detrás de esos asesinatos y sobre todo si Daniel llegará a conocer o siquiera a tocar a la lectora.

Mitología de Nueva York, quizá sea, dentro de un par de años, cuando la vuelva a abrir, una novela diferente, y podría llegar a darse el caso de que Daniel me sienta a mi y yo pueda pasear por Central Park en busca de los asesinos. Quién sabe…

Mitología de Nueva York
Vanessa Monfort
448 páginas
Editorial: Algaida Literaria
Premio Ateneo de Sevilla

Share This Post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Lost Password

Register