Miguel Aguerralde

Los Ojos de Dios

Hoy en día es difícil encontrar un libro juvenil como Los Ojos de Dios. Me atrevería incluso a calificarlo de valiente, no tanto por los temas que trata, o por la historia, sino por como afronta la narración. El autor no se amilana si tiene que describir una escena dura o escabrosa. Es lo que hay, es lo que necesita la historia. La narración está ambientada en Madrid -siempre omnipresente, el conocimiento del autor de la ciudad para crear el ambiente es admirable- y arranca con una escena cotidiana, con David, Lara y Jon, un grupo de jóvenes que trabajan en un banco, acudiendo a su puesto de trabajo. Sí, es cierto, hay ciertas noticias sobre complicaciones, ¿pero cuando no las hay? Pero pronto surge lo desconocido, irrumpe la misteriosa entidad Siam y los personajes se ven zarandeados de u...

Lost Password

Register