Share This Post

Libros de Terror

Los nuevos Mitos de Cthulhu

Portada Los nuevos mitos de Chtulu

Con motivo de la aparición del nuevo manual de “La llamada de Cthulhu”, hecho que causado sensación entre todos los aficionados a interpretar las aventuras de terror que Howard Phillips Lovecraft y su Círculo hicieran famosas desde hace casi cien años, la compañía “Edge Entertainment” decidió tirar la casa por la ventana. A margen del manual en sí, un delirio colorista y un ejemplo de cómo debe presentarse un juego de rol que aspire a perpetuarse en el tiempo, la casa distribuyó una caja negra de edición coleccionista, con el símbolo de los Antiguos en relieve, que incluía dicho manual, la pantalla de Guardián del juego, un set de siete dados especialmente diseñados para la ocasión junto a una bolsa con el símbolo arcano para guardarlos, un bloc con sesenta hojas de personaje para las tres épocas en las que se ambienta el juego y un mapa de la imaginaria y terrible ciudad de Arkham. Ni que decir tiene que los aficionados estaban más que encantados a pesar del precio de semejante obra de arte, un tanto elevada para estos tiempos que corren, pero que merecía la pena pagar. Sin embargo esto no era lo único que “Edge Entertainment” tenía reservado a sus fieles seguidores. Y aquí es donde aparece el presente libro: “Los nuevos mitos de Cthulhu”.

David Ardila, director de Arte y Diseño Gráfico ha creado una portada magistral que refleja terroríficamente la idea de los Mitos: en el cielo, sobre una granja, una grieta parece abrirse en el espacio-tiempo y, con su luz amarillenta, mortecina y sobrenatural, ilumina unos tentáculos que preceden la salida de alguna espantosa criatura. Realista, espectacular y funcional adjetivan a la perfección la portada. La contraportada, por el contrario, nos repite uno de los párrafos más conocidos de Lovecraft con el que da inicio a la magnífica “La llamada de Cthulhu”: “No hay en el mundo fortuna mayor, creo, que la incapacidad de la mente humana para relacionar entre sí todo lo que hay en ella. Vivimos en una isla de plácida ignorancia, rodeados por los negros mares de lo infinito, y no es nuestro destino emprender largos viajes. Las ciencias, que siguen sus caminos propios, no han causado mucho daño hasta ahora; pero algún día la unión de esos disociados conocimientos nos abrirá a la realidad, y a la endeble posición que en ella ocupamos, perspectivas tan terribles que enloqueceremos ante la revelación, o huiremos de esa funesta luz, refugiándonos en la seguridad y la paz de una nueva edad de las tinieblas.”

Más adelante tenemos, al fin, la sinopsis de la obra: “Selecta antología de intranquilizadores relatos, inspirados en los Mitos de Cthulhu y la eterna obra del maestro del terror cósmico: H. P. Lovecraft. Entregando el esfuerzo de sus plumas —hoy digitales— a la memoria del solitario y excéntrico soñador de Providence, un total de catorce autores, representantes del terror patrio, proponen un nuevo acercamiento a Lovecraft desde una óptica diferente, conservando en algunos casos el estilo original del maestro y, en otros, innovando completamente en fondo y forma para ofrecer historias atrevidas, vanguardistas e, incluso, desenfadadas, pero siempre originales y sorprendentes.” Me encantaría poder comportarme de una forma malvada y purista y decir que no son más que exageraciones de la editorial para posicionar con comodidad su obra en el cada día más difícil mercado literario, pero estaría mintiendo. Ya que incluso se alejan del clásico pastiche lovecraftiano. Un “pastiche” es una obra que trata de imitar otra existente ya sea en su temática, en el estilo de su autor, en la resolución o bien puede darse un compendio de todas ellas. Y conste que es una técnica habitual, y en absoluto censurable, con la que todo escritor aprende el oficio.

Cthulhu sigue llamando
Rubén Serrano Calvo es el coordinador de la antología y, como no podía ser menos, es el encargado de abrir fuego sobre la mente del lector. Como amante de la literatura y las letras, desde muy joven comenzó con la doble vertiente del oficio: la creación literaria de ficción y la narración de los hechos de la vida real mediante una vertiente periodística. En 1990, sólo dos años después de haber comenzado la carrera de Periodismo en la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid, empezó a trabajar para el diario ABC y la agencia de noticias EFE. Y, pese a que en sus últimas etapas viene dedicando una especial atención a la literatura infantil y juvenil de tendencia fantástica, se ha hecho cargo de una tarea tan complicada como organizar este homenaje al maestro Lovecraft. Su presentación del libro, breve e intensa, nos sumerge en un mundo en el que lo que se nos narra no es la ficción surgida de una mente imaginativa, sino una realidad que nos negamos a ver para poder conservar la cordura, para no saber que somos motas de polvo sobre el planeta. Y concluye con un “Y mientras, desde su tumba de R’lyeh, Cthulhu sigue llamando”.

El sueño de R’lyeh
Ángel Luis Sucasas nació en Pontevedra en 1984. Es redactor y editor de producción de la revista de cine fantástico “Scifiworld” y administrador de su portal web. Dicha revista, la única que se publica en papel en nuestro país, está dedicada al cine fantástico y ya ha firmado más de un centenar de artículos, reseñas y críticas.
Con reminiscencias de los cuentos de “Las mil y una noches” (“Alf layla wa-layla”, Abu abd-Allah Muhammed el-Gahshigar) y “Barba Azul” (“La barbe bleu”, Charles Perrault), el relato tiene un cierto toque exótico y mágico al estilo de Lord Dunsany y un desarrollo que en alguna medida es heredero de Arthur Machen. El relato narra la historia del mariscal de Lemuria, Maak-Tumsé, bendecido con trece hijos, cuatro esposas, ciento una concubinas y mil esclavos, pero poseído eventualmente por una fuerza diabólica que le llevó a matar a su hija de siete años y ejecutar a un cabeza de turco en su lugar. No obstante decide que serán otros quienes afronten esa ira asesina desde ese momento hasta que le llega el turno a Amet, una niña dotada para el dibujo que asombró a Maak-Tumsé con sus creaciones… que no son otras que criaturas llamadas Cthulhu, Nodens, Sub-Niggurat, Nyarlathotep y un largo etcétera. De todos ellos la niña escogió a uno y pronunció las palabras que no deben ser dichas…
El final, sin duda uno de los mayores castigos que se han podido leer en un relato, no dejará indiferente al lector y, a la vez, servirá para darle una base a los Mitos. Toda la narración parece conducir a ese punto: el origen de los Mitos de Cthulhu y todos los dioses y criaturas que lo pueblan. Una historia sensacional con la que abrir boca.

Innsmouth, Massachusetts
Emilio Bueso nació en Castellón de la Plana en 1974. Es uno de los fundadores de Nocte, la asociación de escritores de terror contemporáneo, y es conocido en el mundo de la literatura de terror contemporáneo. Con tan sólo 18 años creo uno de los primeros e-zines con el título “La fábrica de basura”, dedicado al realismo sucio.
A pesar de la obviedad, el relato bebe directamente de “La sombra sobre Innsmouth” (“The shadow over Innsmouth”) escrito en 1931 por el maestro Lovecraft y que no es publicado hasta cinco años después. En la presente historia, el pueblo maldito es visitado por cuatro individuos, uno de ellos un sacerdote, que son plenamente conscientes de la amenaza que ese lugar significa para toda forma de vida humana. Como plan, deciden hacer arder una casa y así poder atravesar el pueblo mientras sus habitantes se afanan en intentar sofocar las llamas. Pero el sumo sacerdote de la Iglesia de Dagon, astutamente, supo de forma rápida que ninguna casa ardía de esa manera salvo que se tratase de una trampa. En contra de lo que el grupo tenía en mente, decidió pedir ayuda en forma de refuerzos para poder contener el ataque al que, estaba convencido el sacerdote, estaban siendo sometidos. Sorprendidos por sus adversarios y superados ampliamente en número, deben replantearse su estrategia.
Revisitamos el antiguo y conocido pueblo de Innsmouth que, según la historia, sufrió el asedio de las fuerzas gubernamentales y el bombardeo submarino del arrecife del Diablo poco tiempo después de lo narrado en “La sombra sobre Innsmouth”. Pero, ¿esa operación acabó con toda la amenaza que representaban los Profundos?

La ventana en el altillo
Miguel Puente Molins nació en Vigo en 1976. Es miembro de la Asociación Española de Escritores de Terror denominada Nocte, mencionada anteriormente, y sus relatos han sido publicados en todo tipo de medios. Recientemente ha resultado ganador del V Premio Liter de relato de terror con el cuento “Dentro de mí”.
El relato tiene un gran número de alusiones a los Mitos: la colaboración póstuma entre Lovecraft y Augusth Derleth titulada “La ventana en la buhardilla” (“The gable window”, 1957), el protagonista se asemeja a Walter Gilman, protagonista de “Los sueños de la casa de la bruja” (“The dreams in the witch house”, 1933) además de localizaciones, personajes conocidos para los seguidores de los Mitos y la famosa geometría no euclidiana. Pero es especialmente escalofriante la criatura que aguarda a que el protagonista se percate de su presencia. Lo que un principio parecen molestos ruidos de ratas o molestos animales por el estilo se van transformando poco a poco hasta recordarme, de alguna manera y por asociación libre, a Frank Cotton, personaje de la novela de Clive Barker titulada “Hellraiser” (“The hellbound heart”) y su sed insaciable de sangre humana al objeto de su restauración física completa. Como el lector ya supondrá, la historia no es exactamente esa, claro está.
En un giro de tuerca magistral (que ya realizó en su continuación de “El corazón delator” en la revista “Calabazas en el trastero: Especial Poe”, 2009), Miguel Puente vuelve a capturar la esencia de una historia clásica, aunque con mayor fuerza aún que en la mencionada, y la lleva un paso más allá en medio de una atmósfera… muy fosca.

La casa de Guernica
Magnus Dagon es el asombroso e inquietante pseudónimo de Miguel Ángel López Muñoz, nacido en Madrid en 1981. Por supuesto, es miembro de la asociación Nocte y ha publicado numerosos relatos tanto en formato electrónico como en papel. Además es cantante y letrista del grupo musical “Balamb Garden”.
El relato trata acerca de un joven que tiene una novia, de nombre Cristina y argentina de nacimiento, que parece esconder un secreto. Cierto día decide sincerarse con él y le explica que en su Buenos Aires natal había sido detenida por atacar de forma salvaje un árbol situado frente a la estatua de Fran de Garay. Y, aún más sorprendente, afirma que estaría dispuesta a hacerlo de nuevo. Ante la sorpresa de su novio, decide contarle la historia por la que descubrimos que tras una visita al famoso cuadro del bombardeo de Guernica de Pablo Picasso, encuentra una casa en pie de aquella época. Dicha casa, La Casa Guernica, está cerrada al público pero tiene un refugio antiaéreo en el que entra junto a otra persona para descubrir, al salir, que se encuentran en otro lugar. Allí descubren criaturas de pesadilla en permanente lucha y cierta espantosa criatura llamada Bhaumb, el Estático, que tiene cientoventicinco retoños en nuestro mundo. Uno de esos vástagos malditos era el árbol al que había atacado.
Dentro del hecho de que no exista una relación directa con ninguna criatura, el lector avezado no podrá dejar de pensar en Shub-Niggurath, también conocida como “la cabra negra de los bosques y sus diez mil retoños”, que una sería de las pocas entidades capaz de esa proliferación de vástagos en todo el planeta.

Los acordes de Azathoth
Juan Díaz Olmedo nació en Cadiz en 1976, aunque en la actualidad reside en Sevilla. Es miembro fundador de Nocte e Ingeniero informático de profesión, y trabaja como analista y desarrollador de aplicaciones web. Sus aficiones son, entre otras, la música, el cine y las artes marciales. En la escritura, su orientación al terror es clara.
El narrador de la historia es un hombre que, en contra de su tiempo, no ve diferencias entre las personas blancas y negras, algo que hubiera sido realmente escandaloso declarar en los años cincuenta o sesenta. Apasionado de la música negra, se enamora de una mujer de color con la que su historia está condenada al fracaso. Cierta noche entabla conversación con un hombre blanco que parece odiar a los negros y que, al final, decide contarle su historia: era estudiante en un conservatorio que, junto con otros compañeros, recorrían los locales de música negra tratando de copiar, recordar e imitar después lo escuchado, cosa que no gustaba a los negros. Hasta que cierta noche descubrieron a una mujer blanca cuyo canto, incomprensible en su idioma pero irresistible en su belleza, les dejó totalmente absortos. Tras acabar la actuación salió corriendo del local y sólo consiguieron obtener su nombre: Raquel. Pero, ¿por qué los dedos del guitarrista se fracturaban mientras tocaban la canción de la joven?
Existen dos relatos de parecidas características al actual: el clásico “La música de Erich Zann” (“The music of Erich Zann”, Howard Phillips Lovecraft 1922) y su “continuación” titulado “El silencio de Erika Zann” (“The silence of Erika Zann”, James Wade, 1976) especialmente este último por su mayor grado de modernidad.

El ascenso
José Alberto Arias nació en Jaén en 1987 y es miembro de Nocte. Se licenció en Traducción de inglés y francés en la Universidad de Granada y ganó el Certamen Desencaja 2009 con la novela “La traición de Wendy”. Además de todo esto también pertenece al equipo de redacción de la revista cultural La Cuerva.
De un libro bautizado únicamente como “Biblia”, sin el adjetivo “Sagrada” delante, encontrado en una biblioteca de la ciudad de Bristol, cae un pequeño librillo que el protagonista recoge. Se compone de ocho relatos escritos en un extraño idioma de los que traduce únicamente los dos primeros. El primero es “Los amantes”, un inquietante cuento de amor en inglés antiguo. El siguiente, sin embargo, está escrito en una mezcla de ocho idiomas. “El ascenso”, como se titula, narra la historia de un hombre que es abandonado por su mujer Lula. Tras un encuentro con un extraño anciano, acaba en una casa de varias plantas donde se dan cita todo tipo de seres y situaciones fuera del orden de lo natural. Cuando por fin logra alcanzar lo más alto de la torre, tras no pocas vicisitudes, se encuentra con que la situación dista mucho de ser lo que él esperaba y que incluye a cierta secta que adoran a una criatura de inmenso poder que precisa de cierta ayuda para aparecer en nuestro plano de existencia.
El relato guarda una pequeña similitud con la película “En la boca de la locura” (“In the mouth of madness”, John Carpenter, 1995), en tanto existen escribas que dan testimonio de la verdad que vendrá. También se mencionan a tres personajes; “Ech-Pi-El”, “Luve-Keraf” y “Ward Phillips”, que son alter egos de Lovecraft en diferentes obras.

March & cía.
José María Tamparillas nació en Zaragoza en 1970. Es miembro fundador de Nocte, Licenciado en Física y se dedica a la programación de aplicaciones web. Ha publicado relatos en las más diversas web especializadas y en las extintas (y ahora tan añoradas revistas) “Miasma” y “Paura”, además de en otras más actuales.
La historia se compone a partir de las entradas en los diarios de los protagonistas de la misma o la correspondencia que se envían entre ellos, especialmente Antonio Feijó. En un pequeño pueblo de la Costa de la Muerte la familia norteamericana March (clara variación del apellido Marsh) había construido una gran casa e infraestructura para su negocio de venta de oro traído de las islas del Pacífico y una compañía de pesca de bajura. Al poco llegan Jeremiah y su hija, Alejandra, herederos de dichos lugares. Al poco los accidentes y las muertes se suceden, cosa que no sorprende a los más ancianos del lugar: “era de esperar, ellos han regresado, y con ellos el infortunio”. Invitado por los March a una cena, es testigo de un ataque de Jeremiah que parece epilepsia, pero que no es tal. La historia comienza a aclararse cuando tenemos acceso al diario de Alejandra March que, pese a todo, desconoce la gran mayoría de secretos de su familia. Secretos que, junto a Antonio Feijó, descubrirá muy pronto.
El relato remite a obras como “Drácula” (Bram Stoker, 1897) o incluso “La piel fría” (“La pell freda”, Albert Sánchez Piñol, 2003) si bien la base está en “La sombra sobre Innsmouth” (“The shadow over Innsmouth”, 1931). No obstante hay que mencionar la película “Dagon” (Stuart Gordon, 2001), ambientada en Galicia. Fantástico relato.

Algo pasa con las ratas de Butcher’s Hole
Juan Ángel Laguna Edroso nació en Zaragoza en 1979. Es ingeniero químico y escritor, dirige la web OcioZero y es traductor freelance. Es miembro de NOCTE, del Círculo de Escritores Errantes y de la Asociación Aragonesa de Escritores. También es editor de la revista digital “La biblioteca fosca” y de “Calabazas en el Trastero”.
El padre Patrick abandona su celda en un monasterio irlandés para ir en ayuda de un amigo con el que lleva años manteniendo correspondencia: Adolphus, cura del pueblo de Butcher’s Hole (traducible como “El agujero del carnicero”, nada menos). Según había dicho en una de sus cartas, uno de los asiduos a la parroquia había estado coqueteando con los poderes del mal y tras eso, Patrick no recibió ninguna otra misiva. Una vez en el lugar, un anciano pastor le previene de que “ya nadie baja a Butcher’s Hole, padre” e incluso la misma mula en la que viaja se niega a entrar en el pueblo. Allí se suceden los hechos extraños. La “oveja negra” de la congregación había estado en Oriente Próximo, donde había conseguido una copia del “Cultes des Goules”, pero el Patrick encuentra otro libro más perturbador: “Liber rattus”. Su lectura y su capacidad de observación le llevan a descubrir al fin qué es lo que ha sucedido en el pueblo y, la idea de obtener lo que aquél loco había conseguido, se abre paso en su mente.
Breve, intensa y con la atmósfera que sólo Juan sabe crear en sus obras. Aunque no hay más similitud que el título con “Las ratas en las paredes” (“The rats in the walls”, 1924), el seguidor de las películas de terror encontrará vaga semejanza con “Aquella casa al lado del cementerio” (“Quella villa acanto al cimitero”, Lucio Fulci, 1981).

Sean bienvenidos… a su horrible final
Roberto J. Rodríguez nació en Madrid en 1978. Es socio de Nocte y cursó estudios de imagen y sonido en un instituto de Formación Profesional de Móstoles y cine en una escuela privada de Madrid. Ha publicado relatos de terror y fantasía en las revistas digitales: “El umbral oscuro”, “NGC3660” y “Los zombis no saben leer”.
La historia llega hasta el lector gracias a un personaje de nombre Alan que, tras divorciarse pacíficamente de su mujer y completamente desinteresado por el sexo, se traslada con su hermana y su familia a un tranquilo y católico pueblecito. Poco a poco, se gana el afecto de los vecinos y la vida transcurre con normalidad hasta la llegada de unos hombres trajeados que ocupan la casa de la colina, que pertenecía a un matrimonio de ancianos del que nadie recuerda detalle alguno pese a verles a diario. Cierto día, cuando Alan se despierta, todo ha cambiado. Las conversaciones son susurros y sus propios sobrinos están quietos en el jardín de la casa. De pronto todos los vecinos se movilizan al tiempo y asesinan brutalmente al sacerdote del lugar, con una crueldad y sangre fría que Alan no alcanza a comprender. Tras eso, y otro hecho aún más terrible, pasa sus días en el campanario del pueblo, escribiendo un mensaje de aviso en la entrada del lugar y escribiendo la presente historia en la pared.
Terrorífica historia, tanto en su planteamiento como en su desarrollo, y una de las mejores de la antología. Además he sido incapaz de relacionarlo con ningún relato del maestro de Providence o alguno de su Círculo (hasta donde mis conocimientos alcanzan), por lo que encuentro el componente añadido de la originalidad total.

Puertas
Julián Sánchez Caramazana nació en Barcelona en 1962. Es miembro de Nocte, además de Licenciado en Filosofía Política. Ha publicado diversos poemarios, entre ellos: “El blues del canto pordiosero”, “Otros tiempos y Otras razones, otras palabras”. En 1997 recibió el XXV Premio de Poesía Reina Amalia por “No oyen vuestro ruido”.
El agente Alan del FBI se encuentra en la maldita ciudad de Innsmouth investigando la desaparición de su compañero Donald que, a su vez, fue a dicho lugar a investigar una desaparición múltiple: la de tres profesores de la Universidad de Miskatonic. Sus nombres son Derlet, Campbell y Hobson. Donald se mostró, quizá, demasiado abierto en sus preguntas en un lugar como la infecta ciudad costera y pagó el precio por ello. Pasado un tiempo prudencial el agente Alan, Helen y Morgan se adentran en Innsmouth portando armas y provisiones suficientes para iniciar una pequeña guerra, que es justo con lo que se encuentran. Los repugnantes habitantes de Innsmouth van cayendo por docenas ante las armas de los protagonistas y estos no son capaces de darse cuenta que esos seres deformes no son el verdadero enemigo, sino que la amenaza más terrible de todas está aún por aparecer y sólo busca una puerta por la que poder hacerlo. Y, si logra su objetivo, no se conformará sólo con Innsmouth.
El relato pareciera la continuación de “Innsmouth, Massachusetts” de Emilio Bueso sin serlo, naturalmente. Se mencionan a los profesores Derlet, Campbell y Hodgson, que no son sino los escritores August Derleth, Ramsey Campbell y William Hope Hodgson. Como detalle anecdótico final, se nombra a Howard, a quien se va a pedir ayuda.

YGST
Javier Quevedo Puchal nació en Castellón en 1976. Es miembro de Nocte, si bien cursó la carrera de Filología Inglesa por la Universidad Jaume I de Castellón y pasó cuatro meses en Inglaterra. Es crítico cinematográfico en la revista digital Labutaca.net, así como colaborador ocasional en otras publicaciones digitales.
Rafael es un esclavo empresarial casado con Kassandra, una mujer en apariencia normal, que tienen un hijo en común. Sin embargo Kassandra mantenía una aventura con el hermano de su marido. Pero, desde hace un tiempo, no desea que ninguno de los dos la pongan la mano encima, de hecho el sexo le aburre. Al primero lo percibe como un ser pulposo, mientras que al segundo le huele el aliento de una manera repulsiva. Su única alegría es comunicarse electrónicamente con YGST, que le recibe como si fuera su esclava. Cosa que, sin embargo, la llena de alegría. YGST es todo su mundo, lo único que la proporciona la felicidad que le falta. Obsesionada, comienza a recabar alguna información sobre quién o qué puede ser su misterioso interlocutor que tanto la excita: “Van a intentar separarnos, pero no lo lograrán. Yo soy todo lo que necesitas”, dice YGST.Y ella, sumisa, obedece y escucha sus peticiones, las formuladas y las nunca dichas y, finalmente, el horror se cierne sobre todos ellos.
Naturalmente, YGST es el apodo que escoge Yog-Sothoth para comunicarse con la protagonista del relato que recuerda, indefectiblemente, al relato de Lovecraft “El horror de Dunwich” (“The Dunwich horror”, 1929) donde nos presenta uno de los mayores espantos del autor: la hibridación entre un ser humano y un alienígena.

El supremo titiritero
Pedro Escudero Zumel nació en Valladolid en 1976. Es miembro de Nocte, y sus relatos han sido publicados en revistas, fanzines y e-zines y diversas antologías. Trabaja en el mundo de la informática orientada a internet. Una de sus obras más notorias es “Zombi kindergarden”, con cuarenta microrrelatos cómicos y de gran profundidad.
El autoritario y sagaz alcalde Richmond, hombre confiado de su poder e influencia, descubre, para su sorpresa, que una de las personas de su confianza va a tener una reunión con uno de sus oponentes políticos. Temiendo una conspiración contra él, y deseoso de saber lo que está sucediendo, contrata los servicios de un veterano militar, Samuel Fisher y, junto con su asistente Robert van al lugar de la reunión a intentar a averiguar quiénes son los reunidos y lo que se proponen. Gracias a la experiencia de guerrillero de Fisher consiguen acercarse al lugar y contemplan la reunión de gente importante del mundo político, financiero, judicial, empresarial… sin embargo sus intenciones no son conspiratorias. Al menos, no de las que esperaba Richmond. Vestidos con túnicas blancas y sacrificando a dos jóvenes desnudas que se internan en una charca lentamente hasta desaparecer, los invitados invocan a Nyarlathotep. Una columna de carne, músculo y ojos se eleva de la charca para horror de todos.
Nyarlathotep está reconocido como el Dios Exterior que más se inmiscuye en nuestro mundo, aunque parece hacerlo por mera diversión. El relato transmite, especialmente en sus páginas finales, con plena claridad el horror cósmico de la insignificancia del ser humano y cuanto este hace frente a las fuerzas desatadas de los Mitos. Soberbio.

Alas nocturnas
Víctor Conde es el pseudónimo de Alfredo Moreno Santana, nacido en Santa Cruz de Tenerife en 1973. Miembro de Nocte, en sus obras aborda las tres vertientes más interesantes: el terror, la fantasía y la ciencia ficción. Ha sido finalista del prestigioso premio Minotauro en 2004 y 2005, y por fin consiguió hacerse con él en 2010.
Tras una desafortunada ráfaga de balas, el piloto del B-29 Bockscar en una operación de nominada “Ala nocturna”, usa la radio para intentar aterrizar ya sea con ayuda de aliados o enemigos. Todo el cuadro de mandos ha quedado destrozado y la mitad de los tripulantes están heridos mientras dentro del avión, la terrible “Fat man” aguarda para caer sobre su objetivo. Se trata de una bomba con el doble de potencia que “Little boy”, que había arrasado Hiroshima tres días antes. La niebla rodea el avión y al artillero dispara a algo que ha visto en las nubes que, cuando todos entrevén cerca del avión y arranca la barquilla, hace perder la cordura a más de uno. Finalmente, cuando la niebla se despeja pueden contemplar una ciudad que no recuerda en absoluto a su objetivo, sino a otra cosa muy diferente. Activada como está, el protagonista no tiene más remedio que arrojar la bomba donde se halla, pero lo que ve excede los límites que la presión a la que se hallaba sometido, y su propia cordura, es capaz de soportar.
El objetivo de “Fat man” fue la ciudad japonesa de Kokura, objetivo secundario de “Little boy” pero, gracias a la capa de nubes que cubría la ciudad, se salvó por segunda vez de ser destruida. La realidad atómica presente en el mundo ya se encontraba en Azathoth, el “caos nuclear”, dios ciego y estúpido que “vive” al son de una flauta.

Visita guiada a la ciudad sumergida
Santiago Eximeno nació en Madrid en 1973. Miembro fundador de Nocte, su obra incluye libros de la categoría de “Asura”, “Cazador de mentiras” (con David Jasso), “Bebés jugando con cuchillos” o “Condenados”, la primera publicada por el método de crowdfunding literario en España. Se maneja con gran soltura en el microrrelato.
En un viaje turístico, veinticuatro personas son dejabas por dos helicópteros en una plataforma. Allí reciben todo tipo de comodidades para calmar su hombre, sed, frío o incluso sus necesidades fisiológicas mientras se preparan para la gran visita. Su guía, un hombre de aspecto rudo pero modales refinados llamado Salvador, les conduce a contemplar el espectáculo más asombroso de todos: una visita guiada a la ciudad de R’lyeh que está punto de emerger de nuevo. Una vez allí podrán observar al Gran Cthulhu durmiendo en su sueño sin sueños. La visita guiada resulta una maravilla desde el punto de vista arquitectónico, e incluso atraviesan una arboleda de espinas que no aparece mencionada en relato alguno de Lovecraft o su Círculo. La parte final del circuito incluye una visita a los lugares donde se hacen ofrendas a Cthulhu, en donde cada uno da lo poco o mucho que tiene y les hacen pasar a una sala para contemplar a la preternatural criatura… con un inesperado final.
El siempre genial Santiago Eximeno nos ofrece un relato que recoge conceptos de la sumergida R’lyeh sin detenerse en ninguno en concreto. Una obra original sin parangón que muestra lo que el gran antologista Rafael Llopis denominó la fase de “decadencia” dentro de los Mitos (“Los Mitos de Cthulhu”, Alianza Editorial, 1969).

En resumen, los catorce autores reunidos proporcionan un nuevo marco de referencia, una visión de los Mitos actualizada, siendo su precedente más cercano los “Nuevos cuentos de los mitos de Cthulhu”, (“New tales of the Cthulhu mythos”, 1980), publicado en español por la editorial Valdemar en cartoné en el año 2003 dentro de su colección “Gótica” y en 2011 en edición rústica en la colección “El club Diógenes”. Ramsey Campbell dijo en su día que “los cerca de sesenta relatos de horror que escribió H.P. Lovecraft en su corta vida le dieron una nueva dimensión a la literatura de terror, que ya no sería la misma después de él. Lovecraft logró trascender el horror puramente humano de diablos, brujas y vampiros e intuyó una realidad oculta, cósmica, terrorífica, y apenas descriptible: imaginó un espantoso panteón de deidades […] que pueblan un Cosmos amoral, despiadado e indiferente al insignificante destino del hombre: el horror abarcaba todo el Universo, visible e invisible”. Nuevamente, aunque en esta ocasión de la mano de Edge Entertainment, se ha vuelto a conseguir el mismo objetivo: mostrar al lector la insignificancia e intrascendencia de la raza humana y lo cercano que está nuestro final en una más que excelente antología.

Título: Los nuevos Mitos de Cthulhu
Autor: VV.AA.
Editorial: Edge Entertaiment
Páginas: 328
ISBN 10: 8415334132
ISBN 13: 978-8415334132

Share This Post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Lost Password

Register