Share This Post

Libros de Terror

La dama negra

Portada la dama negra

A veces sólo hace falta un día, un momento, para que toda la vida de una persona se vaya por el desagüe y no regrese jamás. El doce de agosto es el día en el que Emma Alvarado recibe ese golpe de una forma fría, dura y definitiva. Su marido, Alejandro Dumas, ha asesinado a los tres niños que la pareja tenía en común. De forma fría, despiadada, con una ferocidad y crueldad que ni los propios animales poseen, ha matado a Miguel, Gabriel y Patricia Dumas Alvarado, de seis, cuatro y dos años, respectivamente. El brazalete que supervisaba la orden de alejamiento que su marido tenía impuesta ha funcionado a la perfección: además de un pequeño choque y una taquicardia por los nervios, Emma se encuentra perfectamente, sin un solo rasguño. Podrá vivir otro día para contar lo sucedido y saber, con la convicción nacida del optimismo propio de la raza humana, que su marido quedará libre.

Un año más tarde, de visita en el cementerio, el lector tiene la oportunidad de conocer a Ángel, la pareja que tenía desde que rompió su relación con Alejandro antes del brutal crimen. Allí es donde tiene una súbita revelación en forma de la más normal de las conductas del mundo animal: la mantis religiosa. Tras el apareamiento contempla cómo la hembra arranca la cabeza del macho y lo devora. Pasando por alto que es un hecho muy difundido del reino animal pero que, en la realidad, no se produce en la totalidad de los casos, representa una figura alegórica perfecta. Tal y como dice la autora poniéndolo en el pensamiento de la protagonista: ” Emma ya sabe lo que tiene que hacer.” Religiosa, tal y como podemos observar en la escena del automóvil ocurrida un año antes, acude a un sacerdote para que escuche su confesión. Pero no sobre los pecados pasados, sino sobre los que están por venir…

El periplo de Emma y Ángel, un hombre alto, fuerte, musculoso de raza negra y uno de los mejores fotógrafos del mundo que siempre firma como Broderick McKinley, comienza en Lanzarote. Es allí donde la joven recuerda la muerte de Helena, también asesinada Pese lo ocurrido no deja de sentirse mal por haber olvidado a su pequeña hermana. Su abuela Estrella ya les previno con que, en esta vida, no verían más que sufrimiento por su forma de ser… e incluso dijo cómicamente que alguna acabaría con un negro. Por desgracia para todos, la abuela Estrella había acertado. El viaje a las Canarias, con el objetivo de visitar a la familia de Alejandro no resulta ser la mejor de las ideas, pero al menos obtiene la información que necesita: a pesar de que Alejandro y su familia eran argentinos, él siempre se había sentido colombiano, como su padre, y allí es donde está. Aunque ha dejado una última carta para ella.

En ella, la bestia enfermiza, el repugnante maltratador y asesino de niños la hace culpable a ella de la barbarie que había cometido. Su pecado: haberle sustituido por un negro, etnia a la que considera por debajo de los animales y alguien impropio de usurpar su puesto. Naturalmente, justifica en la carta todos los golpes, las palizas, las agresiones bestiales… porque los maltratadores siempre tienen excusas para todos sus actos por enfermizos que estos puedan resultar. Le amenaza con matar a su actual pareja, aunque no él mismo porque “jamás me mancharía las manos con tan vil sangre”, dice. Alarmada sabiendo que Alejandro es capaz de llevar a acabo su amenaza, hace el amor por última vez con Ángel y le deja una nota de despedida que el hombre lee al despertar al día siguiente. Y sabe entonces, con toda la certeza, que Emma se ha ido. Pero hasta qué punto sólo lo sabrá el fiel lector.

Desde ese instante comienza una historia muy diferente: una historia que atañe a otra de las emociones básicas de todo ser humano. Tras una vida de miedo y de haber conocido la alegría y el dolor casi al mismo tiempo, se abre paso otra emoción mucho menos ética pero que se revela, indefectiblemente, como la adecuada a la situación y que será la que conduzca a Emma Alvarado: la cólera. Aquí encontramos conexión con ciertas historias de venganza como pueden ser, cada una a su modo, la novela “La reina de Sur” (Arturo Pérez Reverte, 2002), la saga de cine “Kill Bill” (Quentin Tarantino, 2003-2004 y posiblemente 2014) o incluso el cómic español “Mal chance” (David Morancho y Martín Pardo, 1996), del que existe una adaptación para la gran pantalla en proyecto, y cuyo símbolo es una mantis religiosa, lo que enlaza perfectamente con el comienzo de la actual novela a análisis.

Aparecen mencionados como por casualidad un par de libros que se encuentran en la casa donde Ricardo, antigua mano derecho de Alejandro, la conduce para ayudarla. libros como “El imposible olvido” y “La pasión turca”, ambos del escritor ciudadrealeño Antonio Gala (aunque a él le gusta afirmar que es cordobés, dado que allí es donde fue criado). La autora ha escogido un párrafo de “El imposible olvido” de cuya elección acusa a Alejandro: “¿Qué padre es consciente de que a su hijo no se lo han garantizado de por vida? La muerte de él rompe el sentido de la vida nuestra. Se aniquilan, de un manotazo, las perspectivas, las esperanzas, las luces del futuro… La parte esencial de uno mismo se seca de repente… Del dolor sabemos cuándo empieza pero no cuándo acaba. Porque no acaba nunca… Una dicha nunca basta para toda la vida, pero sí basta un único dolor.” Podemos interrumpir aquí la lectura del libro.

El otro libro mencionado, “La pasión turca”, fue llevado a la gran pantalla por el director barcelonés Vicente Aranda e interpretada en su papel principal por la actriz, directora y cantante Ana Belén, en 1994. La controversia de esta película, que no contó con el beneplácito del autor del libro homónimo, también se vio influida por su alto contenido erótico en algunas escenas. Fue rodada casi en su totalidad en Estambul y su trama tiene mucho que ver con La dama negra: tanto el libro como su adaptación tratan de una mujer, Desideria, que abandona toda su vida por la pasión que le despierta un guía turístico, Yaman, de origen turco ante un matrimonio que la asfixia dada su enorme convencionalidad, pues ella siempre imaginó una vida diferente (¿y es que alguien no?). Su semejanza con la vida que había llevado Emma hasta el asesinato de sus hijos es tan evidente que no precisa mayores comentarios.

Pero Emma Alvarado no sólo lleva consigo deseos de venganza y pesadillas: también se trata de una mujer que ha sido instruida en el manejo de las armas de fuego por parte de su marido con una doble intención. La falsa: que consistía en su propia defensa ante un desconocido agresor y la auténtica: servirle de ayuda en el caso de que una banda rival, o quizá las autoridades, fuera a detenerle por los negocios que se traía entre manos. Desechamos, pues, la posible figura que hemos podido pensar que era hasta ese momento (la mujer ignorante en el combate a la que sólo mueve la venganza) y comenzamos a descubrir, poco a poco, una faceta más oscura de la protagonista, una que pensó que nunca tendría que dejar traslucir a la superficie de su ser. Aquella que pretende que sea, a un mismo tiempo, la macabra obra maestra y el destino final de su marido que, además, es miembro de las FARC.

En la historia, de forma salteada y con intención clara de no aburrir al lector, se proporciona información de la situación de Colombia y los grupos armados que la forman. El cultivo de cocaína como única forma de encontrar una forma decente de vivir, a pesar de lo éticamente cuestionable que pueda resultar este hecho, y todos los intereses creados alrededor del mismo. Las mencionadas FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, el ELN (Ejército de Liberación Nacional) y el EPL (Ejército Popular de Liberación). Estos grupos propiciaron la aparición de las AUC (Autodefensas Unidas de Colombia), grupo de extrema derecha que trataron mediante el uso del asesinato, la tortura y el terror de poner fin a las actividades de los tres grupos mencionados anteriormente, sin conseguirlo. A pesar de encontrarse oficialmente desmovilizados, muchos de sus integrantes aún siguen en activo.

Bajo todo este conjunto de elementos claramente hostiles a la presencia de una europea en su territorio, Emma Alvarado debe abrirse camino. Con un estilo muy visual y de narrativa muy fluida, la autora no conduce por los pasos que Emma tiene que dar en dirección a su venganza. Antes del final del quinto episodio ya se ha cobrado su primera víctima, a la que sorprende en el avión que la lleva a Colombia. Pero dejaremos el detalle de su identidad para quedarnos con lo verdaderamente importante: una mujer que tenía dudas acerca de si sería capaz de matar o no llegado el momento ha descubierto, de forma totalmente accidental, que lo es. Incluso al poco tiempo, cuando más tranquila cree poder encontrarse, nuevamente tendrá que segar una vida acto que, cada vez, va resultándole más y más fácil. Ya decía el filósofo alemán Nietzsche lo que sucedía con aquél que luchaba contra monstruos…

La Dama Negra alberga algunos secretos en su interior y la selva de Colombia no es un lugar en el que no pueda llegar, hacer lo que se supone que quiere hacer y salir de ella como si nada. Un proceso de transformación va ocurriendo rápidamente en Emma, su amor por Ángel deja paso a los recuerdos por una tercera persona y un instinto más básico se va abriendo paso. Y así, asistimos a una sucesión de horrores, algunos más visibles y otros sólo insinuados, donde se nos muestra en multitud de ocasiones por activa o por pasiva la forma de ser de aquél que Emma ha ido a matar y todos los que le rodean. Incluso la propia Emma se ve obligada a realizar crueldades sin nombre, paradójicamente, por el bien de aquellos a los que hace daño (recuerden a las tres niñas polacas). Así pues, “La Dama Negra” es una obra de redescubrimiento personal basada en el horror que el ser humano puede causar y sufrir.

Escrito en tercera persona, tiempo presente, con un narrador semiomnisciente que nos narra parte de las inquietudes y sentimientos de Emma Alvarado. ¿Busca de forma sincera la venganza o sólo se trata de una forma elaborada de suicidio ya que, al ser católica convencida, sabe que no puede acabar ella misma con su vida? Ese punto no es revelado por el narrador que, a medida que avanza el relato, pierde parte de su fuerza a favor de la voz propia de Emma. Una Emma que no desaprovecha la ocasión de realizar una serie de críticas hacia su Galicia natal aprovechando la interacción con otros personajes. Críticas, por otro lado, totalmente ciertas. La aparición de más personajes sólo sirve para incrementar la sensación de paranoia y claustrofobia mental de la protagonista, que ya no tiene a nadie en quien confiar y, como todo animal herido (aunque sea emocionalmente hablando) es peligrosa.

Existen algunos elementos que, pese a ser comprensibles, no pertenecen a las figuras o expresiones clásicas. Ricardo, el camaleón, afirma ser omnipotente cuando el término que más le convendría a ese momento del relato es omnisciente. Menciona a los cuatro caballeros del Apocalipsis, pese a que sabemos que el término común para referirnos a ellos es Jinetes. Sin embargo tiene un gran acierto cuando menciona a la Muerte en la forma de la Dama Negra, enlazando con el título del relato y cerrando así el misterio que acompaña a toda creación literaria: ¿por qué se llama el libro de esa manera? En este párrafo, muy al comienzo aún de la novela, hemos encontrado la explicación de forma clara y concisa. Emma Alvarado en la personificación de la Dama Negra. Algunas faltas de ortografía y de puntuación, que pese a todo no enturbian el relato, deberían haber corregidas en su debido momento.

Destacaré un párrafo por encima de todos los demás no por lo que muestra, sino por lo que insinúa y que, paradójicamente, nos es mostrado en el comienzo del periplo de Emma Alvarado, mucho antes de que comience a empuñar un arma. Se trata de un escrito de su amada hermana Helena que dice lo siguiente: “No tenemos un motivo aparente para vivir. Caminamos en la bruma, actuamos sin sustancia, y es que la humanidad actual no necesita conceptos. El ser humano es un ente erróneo, que no puede existir solo pero que tampoco logra hacerlo en compañía. Está en su propia condición de humano, en su naturaleza, el ser mitad y mitad. Mitad bien, mitad mal. Una mezcla explosiva, alterable”. Lo más terrible del texto no es el pesimismo inherente a esas palabras, sino la absoluta convicción del que escribe estas otras de que la autora, lo sepa ella o no, está en lo cierto.

Si se me permite, y antes de concuir, me gustaría mencionar una cita de Sir Francis Bacon que parece revelar claramente lo que sucede en la mente de Emma: “Una persona que quiere venganza guarda sus heridas abiertas.”, si bien Nietsche, ya mencionado con anterioridad, también añadiría que “En la venganza, como en el amor, la mujer es más bárbara que el hombre.” Se trata de una obra muy bien escrita, preñada de sentimientos de violencia y venganza, fantásticamente articulada y, desde luego, no apta para estómagos delicados o amantes de los finales felices. Porque nunca una venganza puede terminar del todo bien, por mucho que lo parezca, y este es otro de esos casos. Una terrible, y maravillosa a un tiempo, novela.

La autora es Lorena Abal Louzán, nacida en Galicia hace veintitrés años, es una ávida lectora que escribió su primera novela con catorce años y no ha dejado de lado su inquietud literaria desde entonces, según puede leerse en su perfil de Bubok. Pese a su juventud, ha viajado por Francia, Portugal, toda España y buena parte del Caribe. Habla cuatro idiomas y es maestra de educación infantil pero, por encima de todo, es una persona comprometida con diversas organizaciones no gubernamentales. Actualmente uno de sus mayores intereses a título personal es que se reconozcan sus habilidades como escritora. Creo que después de “La Dama Negra” no debería tener ningún problema a este respecto.

Título: La dama negra
EDITORIAL: Abecedario
ISBN: 978-84-92669-63-9
Autor: Lorena Abal Louzán
Páginas:

Descubre más libros
en tu correo

Suscríbete a nuestra lista de correos y te tendremos al tanto de nuestras novedades

Gracias por suscribirte.

Hummm pasó algo extraño.

Share This Post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Lost Password

Register

Descubre más libros
en tu correo

Suscríbete a nuestra lista de correos y te informaremos de nuestras novedades

Gracias por suscribirte.

Hummm pasó algo extraño.