Share This Post

Novela Histórica / Novela Negra

La maldición de los Dain

La maldición de los Dain

“Nadie piensa con claridad, pretenda lo que pretenda. Eso de pensar es algo que marea; y de lo que se trata es de captar la mayor cantidad posible de esos atisbos confusos y luego juntarlos como Dios nos dé a entender. Por eso la gente se aferra a sus creencias y opiniones, porque, cuando las comparan con los procedimientos tan azarosos mediante los cuales las han formado, incluso la opinión más insensata parece admirablemente clara, saludable y evidente por sí misma. Y, si dejamos que se nos escape, tenemos que zambullirnos de nuevo en esa confusión para dar forma a otra opinión que la reemplace”.

La trama se retuerce en mil recovecos que el Detective de la Continental debe desenredar. Es sólo un trabajo, pero también es un desafío. La mente le reta a ir más allá de las evidencias y las confesiones, analizar todos los puntos hasta que todo sea claro y la explicación verdadera sea la que se muestre a la vista. El Detective de la Continental no tiene nombre, apenas vemos retazos de su pasado pero no es necesario. La narración en primera persona nos da toda la información que necesitamos sobre su carácter, cómo es y cómo va a reaccionar. Y como ve a las personas que le rodean. Cada diálogo los describe mejor que cualquier narración, dandónos unos personajes reales, creíbles, con muchos matices y a los cuales vamos conociendo poco a poco, conforme avanza la trama.
“No se coge criminales divirtiéndose con ideas interesantes”

Desnudándose en cada diálogo, el Detective de la Continental nos guía por una historia donde nada es lo que parece. ¿La maldición lleva a la locura o es la locura la que produce la maldición? ¿Usamos la locura para justificarnos cosas a nosotros mismos? ¿No es cínico que el loco se crea cuerdo pero quiera fingirse loco?

“Tiene usted suficientes años para saber que todo el mundo, excepto los locos de atar y los muy estúpidos, sospecha de sí mismo, de vez en cuando, o siempre que piensa en ellos, que no está completamente cuerdo. Los indicios de chifladura son bien sencillos de encontrar, y cuando más ahondamos en nosotros mismos, más salen a relucir. Ninguna mente podría soportar la clase de escrutinio a que usted ha venido sometiendo la suya. ¡Siempre tratando de demostrarse a sí misma que está loca! La maravilla es que no haya perdido el juicio de veras.”

Estructurada en torno a tres aventuras en apariencia independientes. La trama se va abriendo poco a poco, dándonos a entender que hay mucho más bajo el sencillo caso del robo de unos diamantes. Tres palabras para describir a cada personaje. No hace falta más, pero los describe a todos así, sean importantes o meros comparsas de escena. “Ta ta ta” frases que te hacen identificar a un personaje. Acciones que te hacen identificar a otro. Collison siempre parece entorpecer al Detective ¿pero no parece al final que se le termina por coger cariño?

“A los detectives les gustan las preguntas de las cuales ya conocen las repuestas.”

Escrito en 1929, La Maldición de los Dain es un libro que se ve muy actual, con un lenguaje fresco, lleno de cinismo y de frases que te hacen pensar que el mundo no ha cambiado tanto en ochenta años. Es el primer libro que leo de Dashiell Hammett y me ha impresionado gratamente. Esta novela ha sido todo un descubrimiento.

“Aquella chispa que destellaba entre la yerba a poco menos de dos metros del sendero de ladrillo azulado era, indudablemente, un diamante.”


Título: La maldición de los Dain

EDITORIAL: Alianza Editorial

ISBN: 978-84-206-4087-7
Autor: Dashiell Hammett

Páginas: 256

Share This Post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Lost Password

Register