Share This Post

Destacados / Novela Negra

El mistero del tren azul

El misterio del tren azul

El misterio del tren azul nos presenta una trama policíaca más sencilla que en otros libros de Agatha, donde los asesinos se esconden entre una multitud de sospechosos con posibilidades y motivos de haber cometido el crimen. En esta novela los sospechosos son pocos y algunos de ellos son rápidamente descartados, aunque la autora tiene que volver otra vez sobre ellos para seguir manteniendo la tensión del misterio. El encargado de investigar el caso es Poirot, que en esta ocasión es ayudado por una mujer que conoció a la victima poco antes de morir y que es, quizás, la verdadera protagonista de la historia.

En El misterio del tren azul se aborda un tema interesante que es posible que preocupara a la autora mientras escribía este libro: la dificultad de empezar una nueva vida a una edad en la que la persona se siente demasiado mayor para hacerlo, ese punto de no retorno en el cual sientes que el momento de empezar ya quedó atrás. La protagonista de esta novela es una mujer en la treintena que se encuentra de pronto con la posibilidad de dar un cambio a su vida y empezar de cero.

Katherine Gray es una protagonista atípica en las novelas de Agatha Christie, en las que sus heroínas suelen ser muy activas. Katherine ha pasado toda su vida como dama de compañía de ancianas en un pequeño pueblo inglés, hasta que una de ellas le deja al morir una gran fortuna. La independencia económica le permitirá cambiar de vida. Aprovecha la oportunidad para hacer lo que siempre ha deseado, pero en todo momento deja entrever la sensación de que piensa que es demasiado mayor y que ya es demasiado tarde para ella. Katherine es aceptada en su nueva posición y no solo por el dinero que ha heredado, cae bien a las personas que la conocen, es ella la que no termina de adaptarse y sentirse cómoda con su nueva situación. La gente que la rodea no la rechaza, el problema está en ella misma.

El personaje, a diferencia de otras heroínas de Christie, es muy pasivo. Katherine no participa en la trama. Es eje, punto de unión entre varias subtramas, pero no participa activamente en ellas ni tampoco está tratada desde un punto de vista dramático. Es una observadora que piensa que no puede ser otra cosa, incluso aunque se tropiece con un crimen y Poirot le ofrezca ser parte de la investigación. Katherine no llega a aportar nada a la resolución del crimen, que corre a cargo de Poirot. Hay ocasiones en las que la autora parecer querer disculpar esta actitud de su protagonista, a la que define como «muy inglesa» en boca de otros personajes, como si eso justificara su forma de ser. Katherine es tranquila, inteligente, nunca pierde los nervios, es observadora pero no comparte la información, ni con otros personajes ni con el lector. Nunca sabemos qué piensa y nunca estamos seguros de lo que siente, aunque podemos intuirlo. No participa. Es una mujer agradable pero solitaria, encerrada en sí misma, y la atracción que provoca en algunos personajes masculinos parece deberse más a la sensación de seguridad que transmite que a su atractivo, aunque lo tiene, pero a pesar de él tiende a ser una persona que busca no destacar demasiado.

Katherine es el bastón en el que se apoyan el resto de los personajes, conocidos y desconocidos. En ocasiones ella parece cansada del papel que tiene en la vida de los demás, pero se resigna a él sin intentar cambiarlo. Sabe cuál es su lugar, lo que la gente busca en ella y está convencida de que es demasiado tarde para empezar a vivir. Si las posibilidades aparecen las acepta, pero nunca va en su busca. En determinados momentos incluso parece que huye de ellas.

Esta novela fue escrita en 1926, en el que posiblemente fue uno de los peores años en la vida de Agatha Christie, cuando se tuvo que enfrentar a la muerte de su madre y a su divorcio ¿Es Katherine un alter ego de Agatha? De edad parecida a la de la protagonista, famosa por ser introvertida, también tiene un cambio en su vida en ese momento, tal vez lo que se plantea Katherine son cosas que se planteaba la misma Agatha. O tal vez no sea así y me equivoco en mi lectura de la obra, porque tampoco veo desesperación, ni miedo en el personaje. Katherine puede ser un personaje resignado, pero no es un personaje triste ni depresivo y todo lo que la rodea tiende a ser positivo. Es querida y apreciada por los que la rodean y, a pesar de su pasividad, la autora le da la posibilidad de un final feliz. Será el carácter del personaje el que le hará aprovechar o no las oportunidades que se le presentan, pero están ahí.

De la trama criminal de la novela no quiero contar mucho, por si esto lo lee alguien que no ha leído el libro. Advertiros que hay pequeñas y sutiles pistas a lo largo de la novela que indican quién cometió el crimen, pero es fácil pasarlas por alto. Creo que el hecho de que haya pocos sospechosos perjudica un poco la resolución final, no tan impresionante como en otros libros, pero sorprendente en todo caso y con una reconstrucción del crimen que me gustó mucho.

Título: El mistero del tren azul
EDITORIAL: RBA
ISBN: 9788498678871
Autor: Agatha Christie
Páginas: 336

Share This Post

3 Comments

  1. fecha de edicion ?

    Reply
    • Tienes suerte 🙂 Este libro se reedita continuamente. Además este en muchas editoriales en muchos países 🙂

      Reply
      • Cierto, casi en cualquier país se puede encontrar una traducción de esta obra.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Lost Password

Register