Share This Post

Libros de Terror

Cuerpos descosidos

Portada Cuerpos Descosidos

Cuerpos descosidos: Carne y espíritu

Pocas cosas hay más temibles que la carne profanada. Sea por llaga, laceración o hematoma, la destrucción de la carne, su transformación traumática en otra cosa, está inscrita en nuestro instinto, y espíritu, como uno de los mayores males que pueden sufrirse.

La religión cristiana lo entendió muy bien, pues el mito de Cristo, al presentar como pocos relatos el tormento de la carne, consigue reflejar de una manera insuperable el tormento del espíritu. Carne y espíritu van de la mano más de lo que creemos, y no deja de ser llamativo que la religión que mejor lo plasma sea la que más ha insistido en su (para ellos) incuestionable cisma. Nada más lejos de la realidad. Son parte de la misma anatomía.

Si hablo de carne y espíritu es porque “Cuerpos descosidos”, la primera gran novela de lo poco aún que he leído en esta nueva ola del fantástico español, está compuesta, precisamente, de ambas. Múscuslos, tendones, grasa, sangre, carne, en definitiva. Pero no solo física, sino espiritual.

Tres historias que son una, una historia que son tres y, en el centro, carne lacerada, imposible de coser. Javier Quevedo Puchal nos propone un ambicioso puzzle que debemos componer entrelazando tres narradores en primera persona: dos en el presente narrativo de la trama (Lucio, un chapero en Ámsterdam de vida extrema pero espíritu poderoso; y Eva, una fotógrafa en Valencia con el cuerpo tan profanado como el espíritu) y uno en el pasado (a través de un diario personal) que confluirán en los tres capítulos finales, ya en narrador omnisciente y en un efectivo tiempo presente, que llevan por título las tres ciudades que les dan marco: Ámsterdam, Valencia y South Yorkshire.

Dice Fernando Cámara (autor de “Necróparis”, anterior título de la colección de Horror de la ya tristemente ausente NGC Ficción) en el prólogo de la novela que no sabe si el autor “es demasiado moderno o un vetusto señor decimonónico. No sé si pertenece a un posible futuro o es un ancla que nos remite a nuestros ecos del pasado”. Yo diría que ambas cosas.

Javier Quevedo Puchal es un escritor existencialista, preocupado por la forma (de aparente sencillez, pero pulida al extremo) y con un sentido del espíritu excepcional. Además, ese sentido del espíritu, como bien se refleja en hermosos pasajes como esa lluvia que “lava todos los pecados del mundo”, es profundamente español. Casi me atrevería a decir que el autor, o lo que se sugiere del autor, apunta a un tipo de ateísmo muy especial, el ateísmo espiritual, pues una cosa no esta reñida con la otra, como bien demuestran autores como Clive Barker.

Precisamente en ese gran nombre de Barker podemos encontrar el único talón de Aquiles de la novela. Si bien su dibujo de personajes, su historia y su narración manifiestan una tremenda personalidad artística, la mitología en la que sustenta el relato, aun con sus ecos a esa raíz profundamente católica que está enraizada en todo español (lo quiera o no), no es propia, sino tributaria. Y tributaria, desde luego, de Clive Barker. Y en segundo término de la película cuya cita abre la novela, la excepcional “Martyrs” de Pascal Laugier (a su vez también tributaria, aunque en menor medida, del maestro inglés).

Si visualizamos la historia de los narradores desde un plano cenital, a vista de pájaro, tendremos un inmenso tapiz de ríos y afluentes, de tareas infinitas que se extienden ahí donde uno toma el testigo de otro. Así Aristóteles bebe de Platón y horada su propia senda en la oscuridad. Así Stephen King absorbe la influencia narrativa de Lovecraft, Matheson y otros grandes de su tierra para ofrecer un concepto del horror completamente nuevo. Javier Quevedo Puchal parte de Baker para abrir su propio río. Pero su río aún es afluente y debe avanzar en su curso para convertirse en fuente de sus propias aguas.

Solo eso separa “Cuerpos descosidos” de ser una obra maestra.

Pero aún así es una gran novela. Una que da esperanzas a todos nosotros, jóvenes meandros del fantástico español, para seguir superándonos cada día en pos, no de la gloria, sino del saber hacer y del conocer lo que debe conocerse. Quiénes somos, de dónde venimos y, lo más importante, adónde vamos.

Por: Ángel Luis Sucasas Fernández

Título: Cuerpos descosidos
EDITORIAL: NGC Ficción!
ISBN: 978-84-937801-4-2
Autor: Javier Quevedo Puchal
Páginas: 238

Descubre más libros
en tu correo

Suscríbete a nuestra lista de correos y te tendremos al tanto de nuestras novedades

Gracias por suscribirte.

Hummm pasó algo extraño.

Share This Post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Lost Password

Register

Descubre más libros
en tu correo

Suscríbete a nuestra lista de correos y te informaremos de nuestras novedades

Gracias por suscribirte.

Hummm pasó algo extraño.