Share This Post

Literatura Fantástica

Cielos reflejados

Cielos Reflejados

En el siglo XXII, la primera maravilla de un nuevo mundo valiente y audaz es el Elevador Espacial Phoenix, diseñado para que la humanidad cruce la frontera más allá de la Tierra. Construido en cooperación por los Estados Unidos y la Coalición Euroasiática, el Elevador es además un triunfal símbolo de la alianza de las superpotencias después de una segunda guerra fría. Y acaba de ser destruido.
Con una urgencia más que sospechosa, ejércitos y equipos de espionaje son movilizados por todo el globo, y aun más allá. Entre ellos, Claire Haskell y Jason Marlowe, agentes de contrainteligencia americanos y antiguos amantes… aunque sus recuerdos quizá son sólo construcciones implantadas por sus instructores. Unidos por el enigma de su pasado, no pueden confiar en nadie más, puesto que, a medida que la crisis aumenta, las vidas de todos los involucrados convergen en un explosivo final… y con unas asombrosas repercusiones que reescribirán todo lo que alguna vez conocieron… sobre su misión, su mundo y ellos mismos.
(argumento editorial)

Comentario:

Cielos reflejados nos explica tres historias de dos especies militares llamadas mechs y razors (en algunos casos del mismo sexo, en otros, de sexo opuesto), que tienen distintas misiones y que acaban convergiendo en un final inesperado. Los mechs vendrían a ser un comando de élite, alguien con entrenamiento especial para misiones físicas de alta violencia. Los razors son más o menos lo mismo, pero entrenados para trabajar en el ciberespacio y entrar a través de cualquier red para piratear toda clase de sistemas y obtener información de forma legal o ilegal. Ambos bandos pueden trabajar juntos o por separado, y tanto unos como los otros no tienen ningún reparo a la hora de matar ciudadanos normales.

Los diferentes protagonistas serían por un lado Claire Haskell, una ladrona de datos que de repente se convierte en compañera de Jason Marlowe, un especialista en misiones encubiertas, además de su primer amor. A medida que transcurre la historia, ambos empiezan a sospechar que sus superiores están manipulando sus memorias por razones desconocidas. Por otro lado está Strom Carson, el agente asignado a capturar a su antiguo mentor, Leo Sarmax, un legendario asesino del cual creen que está vinculado a Lluvia Otoñal, y que fue visto por última vez en la Luna, en las montañas de las tierras baldías del polo sur del satélite. Y finalmente, también está Lyle Spencer, el mercenario que escapa de una prisión de máxima seguridad con un secreto respecto a Lluvia Otoñal, y un precio muy alto por su cabeza.
En esta historia tenemos colonias en la luna, naves espaciales, transportes de todo tipo, droides de combate y en la Tierra grandes metrópolis en las que no queda un palmo sin construir, que incluso se han ido agrupando unas con otras y zonas enteras que son post apocalípticas. Algunos de los protagonistas han contribuido a la destrucción de alguna de estas grandes metrópolis. El mundo futuro en el que transcurre la historia está dividido en dos partes muy diferenciadas, la de los occidentales y la de los asiáticos (Europa forma parte del lado asiático, elemento que últimamente está resultando bastante recurrente), y tanto en una parte como en la otra conviven la opulencia y la miseria. Quizás la pega sea que este escenario no se ha descrito con toda la corrección necesaria, ya que el autor ha dado toda la fuerza a los personajes y al ritmo de la historia y apenas se detiene a explicarnos el porqué de estas grandes ciudades futuras. Hubiese sido un punto bastante interesante ya que algunas por las que transcurre la trama están en los EEUU y, a pesar de sus distancias, están unidas.

En general, se trata de una novela que mantiene el ritmo y que engancha, aunque al principio desconcierta un poco. Las escenas de acción en las que participan nuestros mechs y razors están bien narradas. Los capítulos son muy cortos y van explicando las tres historias sucesivamente hasta que se entrecruzan, lo que obliga al lector a estar atento y a fijarse bien en qué pasa a cada momento.

He podido leer una breve entrevista que le hacen al autor a raíz de la publicación del libro y comenta que se ha basado en el mundo del Juez Dredd (socarronamente dice que no en el de Stallone, sino en el cómic) para crear su escenario. Los que hayan leído esas aventuras verán unos tics y un escenario cercano al tebeo. Más le ha valido.

En los momentos álgidos, con acción a raudales, me he sentido como si estuviese metido dentro de un simulador 3D y fuese parte del entramado de la historia. Realmente como si estuviese jugando a un videojuego de éstos de última generación. Además hay cierto toque cyberpunk que en mis últimas lecturas tanto me esta gustando y con cuyos términos empiezo a estar familiarizado. Podría ser también que debido al alto ritmo narrativo, en más de una ocasión os veáis necesitados de volver páginas atrás, porque, con sinceridad, en algunos momentos incluso me llegué a marear. ¿Sería por la adrenalina?


Título: Cielos reflejados

EDITORIAL: Editorial Via Magna

ISBN: 9788492431946
Autor: David J. Williams

Páginas: 590

Share This Post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Lost Password

Register