Share This Post

Literatura Fantástica

Adraga

Adraga

Adraga es una novela sorprendente, comienza asombrando y prosigue así página a página. Se intenta, desde un primer momento, tomar posiciones en cuanto a ella pero la novela se empeña en desbordarlas y superarlas, se convierte en criatura indócil, que corre por donde le place y se detiene donde quiere.

Adraga comienza mostrando un mundo en ruinas, una visión del mundo occidental que nos retrae a plena época medieval, cuando los milenarista recorrían Europa, asombrando, provocando, sufriendo y creando un auténtico pandemonium. Porque a quién no lo sepa, fue en esa época la que más movimientos sociales tuvo, más cambios teológicos, más guerras, más matanzas, más luchas y más frustración. Europa es tal y como la conocemos gracias a mucho de lo que pasó en aquellos años. Años que dieron fruto a las cruzadas, a los mendicantes, a los dulcinistas, a los flagelantes, a un sin fin de revueltas campesinas, a un mundo plagado de injusticias. Si alguien quiere leer un libro apasionante que tomé cualquier historia de la iglesia, en menos de veinte páginas se asombrará y quedará perplejo de lo que ha sido los avatares religiosos de la iglesia y de medio mundo. Ésta recomendación la recibí de un profesor mío, un hombre católico practicante, quien me la ofreció cómo lectura veraniega, por ser entretenida, y cuando completé el primer tomo de la obra, una obra escrita por un sacerdote, sólo pude asombrarme de la capacidad de supervivencia de dicha institución, pero perdonen esta reseña no trata sobre la iglesia sino sobre una buena novela, Adraga.

Adraga arranca de esa tradición y le suma parte de leyendas, parte de realidad y parte de ficción. El autor mezcla sabiamente tradiciones culturales de diferente tipo, las toma, las retoca y en algunos casos las agita y el resultado no puede menos que sorprendernos.
Qué existen elementos tomados de la realidad, cierto, cómo las ordenes de cruzados, qué existen lugares y hechos reales, cierto cómo Constantinopla, que existen hechos inventados, cierto también cómo un nuevo y novedoso mapa físico.
Todo ello móvil, cambiante, sigiloso que se agita, se mueve, muda, permuta, se mezcla pero aunque parezca algo imposible no deja de perder coherencia.

El autor nos ha llevado a un mundo de la mano, nos lo ha mostrado y nos ha presentado una realidad con la que juega y lo hace con habilidad, dejando cabos sueltos por los que se pueda discurrir nuestra imaginación, atando otros para que no perdamos el interés por la trama, creando imágenes bellas y realidades interesantísimas, cómo por ejemplo la corte bizantina, donde el autor demuestra no sólo que se ha informado y leído, sino que ha comprendido buena parte de las sutilezas necesarias para comprender Bizancio y al mismo tiempo nos ha novelado, de manera tan gráfica que casi podemos tocar a los personajes que podemos casi sentir las conjuras, aspirar el aire de los venenos y de las traiciones, y nos describe en apenas cinco páginas un mundo barroco, sutil, peligroso, exuberante y atrayente y lo hace con maestría.

Por todo ello hay que leer el libro con la mente abierta, con el sano propósito de disfrutar, de saborear una lectura agradable, con amplias dosis de acción, muy bien tratadas y narradas. Otro dato a favor del libro son los personajes, muy bien creados y tallados, son personajes listos, que cambian sus ideas y eso los hace muy ricos, incluso un tanto carnales en algunos momentos. Destacan los secundarios, tan bien creados y tan bien ensartados en la trama principal que apenas precisan de su presencia para cambiar el discurrir de la novela.

El autor ha mezclado algo de terror con fantasía épica, algo de historia con realidad, algo de leyenda con tradición y el libro lo agradece, si hay que poner una pega sería el lento arranque, porque cuesta, nos muestra un mundo tan poderoso y aguerrido que la entrada en él cuesta un poco, pero una vez metemos la cabeza en el cubil del demonio todo cobra sentido, todo cobra vida y se pasa a devorar página tras página.

Percibo en el escritor una buena influencia de Tim Powers, al menos por ese gusto de tomar tradiciones y usarlas a su placer y claro, con semejante maestro, la mezcla podría resultar o malísima o explosiva. No creo que sea necesario responder a está pregunta, ya lo he dejado claro atrás.
Cabe destacar las labores del autor en cuanto a la prosa, en algunos lances sutilísima y de agudo trato, en otros fuerte y rocosa, es una novela bien trabajada, bien escrita y da la sensación de solidez, lo cual tratándose de fantasía es mucho decir.

Hay que destacar la labor de Ajec, una editorial seria y solvente, nos presenta un libro bien terminado, acabado y editado a la perfección, apenas un par de mínimas erratas que serán solventadas con facilidad en próximas ediciones.

Conclusión

En resumen una buena novela, de fantasía pura, fantasía a la que no hay que poner coto o medida, desborda todo. Es novela que gustará a cualquier lector, a los versados en tradiciones y en historia medieval lo disfrutarán y a los que no creo que les animará a leer otras cosas.

Ficha Técnica

Título: Adraga
EDITORIAL: Grupo AJEC
ISBN: 978-84-15156-18-5
Autor: Juan Ángel Laguna Edroso
Páginas: 424.

Share This Post

1 Comment

  1. Pingback: Bitacoras.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Lost Password

Register